A cada vino, su copa.

A cada vino su copa

En este rincón de Primaprix nos gusta aprender sobre el vino, y en esta ocasión vamos con un tema muy interesante y que muy pocas veces le prestamos la atención que requiere. ¿Sabías que existen tamaños y formas de copas para cada estilo de vino?

La copa no sirve sólo para beber, sino que es también un elemento de evaluación del vino. El modo en que se expresa un vino, y en general cualquier bebida, cambia mucho según el recipiente en el que se sirve. En el justo medio está la virtud. No es necesario que corramos a comprar  todo un arsenal de copas diferentes, ya que el vino puede disfrutarse casi en cualquier copa. Sin embargo, es importante que conozcamos las principales características y elementos de una copa de vino y cómo influyen estos en nuestra percepción a la hora del consumo.

El tamaño no es un factor tan importante como la forma, aunque las copas grandes tienden a intensificar los aromas. Para los grandes vinos tintos, mejor una copa amplia, panzuda, que facilita la oxigenación sin dispersar los perfumes; los tintos bien estructurados, de gran calidad y con contenido alcohólico elevado, ricos en aromas, necesitan una copa amplia para favorecer la percepción armónica de las sensaciones que generan. Para tintos de envejecimiento mediano, una copa amplia y redondeada, que se hace girar para exaltar los matices del buqué desarrollado sería la ideal.

Por lo general, las copas para vinos blancos son más pequeñas que las de vinos tintos. Para los vinos blancos ricos en acidez y ligeros de cuerpo, una copa en forma de tulipa propicia y prolonga la apreciación de su frescura

Copas alargadas para el vino espumoso

Los vinos espumosos y champánes deben servirse en copas aflautadas o ‘fluté’, que son altas, delgadas, de fondo pequeño y cónicas en la parte superior. Son adecuadas porque permiten que el vino no pierda su efervescencia y sus aromas se asienten.

Copas clásica para el vino blanco

Una clásica copa para vino blanco tiene un tazón en forma de letra U y más recto que una de tinto. Esta forma permite mantener una temperatura fresca del vino que, como recordamos, es muy importante para apreciar sus cualidades.

Copas de mayor tamaño para el vino tinto

Las copas de vino tinto suelen ser las de mayor tamaño. De esta manera se maximiza el contacto del vino con el aire, facilitando su oxigenación. Entre los modelos más extendidos destacan la copa de tipo Borgoña y la de tipo Burdeos.

Por cierto, recuerda que antes del servicio las copas tienen que estar limpias y secas. El sabor del vino no solo es mejor cuando se bebe en la copa apropiada, sino también sin ningún otro aroma extraño. Y otro consejo más a la hora de servir el vino en la mesa: no se debe servir en vasos pequeños, pues da la sensación de que está ahorrando o racionando la cantidad. Como venimos diciendo, el vino necesita de una copa generosa como su propia naturaleza.

Y ahora a disfrutar de los buenos vinos que tenemos en nuestras tiendas.

Aquí tienes tres recomendaciones que destacan por su calidad, pero también por un gran ahorro:

  •  FAUSTINO RIVERO tinto crianza Rioja a solo 4,25€. Su precio medio de mercado es de 6,52€ por lo que en Primaprix te ahorras un 34,82%.
  •  SINUS blanco Ribeiro a solo 2,85€. Su precio medio de mercado es de 3,95€, osea que te ahorras un 27,85%.
  •  BERBERANA T&T tinto tempranillo 6 meses de barrica, Tierra de Castilla, a solo 2.20€.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *