Vino blanco, no solo un amor de verano

Vino blanco

El verano es sinónimo de luz, de ligereza y de buscar la frescura en cada momento, y todos estos factores nos llevan a elegir al vino blanco, como nuestro mejor acompañante. Aunque como ya apuntamos en este rincón de Primaprix, no hay que limitar el vino tinto al invierno y el vino blanco para el buen tiempo. Bien es verdad, eso sí, que su consumo aumenta con la llegada del calor ya que los vinos blancos son más frescos y casan perfectamente con las comidas ligeras típicas del verano.

Pero del maridaje del vino blanco con las comidas hablaremos más adelante, ahora coged boli y papel o retened bien en vuestra cabeza algunos básicos para conocer los diferentes tipos de vinos blancos, las uvas blancas que tenemos en España y la elaboración, que aunque es similar a la del vino tinto, tiene algunos matices relevantes.

 

Apuntes para dominar el vino blanco

¿Estáis preparados para retener algunas ideas básicas sobre el vino blanco? Vamos a empezar por la clasificación de estos caldos. Ya sea bien por su edad, su color o su grado, dentro de los vinos blancos se pueden diferenciar: vinos ligeros y secos, secos y amplios, secos y concentrados, aromáticos, semi-secos, dulces y licorosos.

Pero para conseguir estos caldos hacen falta la materia prima, y también hay diferentes tipos de uva blanca, en este caso. Las uvas blancas españolas más famosas son: la macabeo o viura (propia de zonas templadas, de clima continental), la airén (en el centro peninsular), la palomino fino (con la que se hace el jerez), la verdejo (la de los blancos de Rueda), la albariño, la mediterránea garnacha blanca, la moscatel, la pedro ximénez, la malvasía, las albillo y malvar. Y esta lista os la tenéis que memorizar como la de los reyes godos. Aunque en este caso, por lo menos, te valdrá para dejar boquiabiertos a los que te acompañen en la mesa este verano en tus vacaciones. 😉

¿Hay diferencias en el proceso de elaboración del vino blanco? Sí, las hay. Son pequeñas diferencias en la elaboración desde que se vendimia la uva, pero determinan el resultado final. Aquí te explicamos paso a paso el camino para conseguir el vino blanco: desde que se recoge la uva en el campo, hasta que llega a la mesa del consumidor.

 

El vino blanco y las comidas de verano

Y ahora sí, hablemos de cómo tenemos que tomar los vinos blancos y qué tipo de comidas casan mejor con estos caldos. En este punto, os sorprenderemos un poco.

La temperatura de servicio generalmente es inferior a 10ºC, por tanto es un perfecto aliado para refrescarnos en esas mediodías de aperitivos y paella en la playa. Aunque hay varietales y elaboraciones más estructuradas, siempre podemos elegir vinos más ligeros que nos acompañen a la hora del aperitivo o con esas ensaladas frescas, reservando los vinos blancos más complejos para pescados, mariscos o carnes blancas.

Además debemos empezar a romper el mito de que la carne solo puede ir acompañada de un vino tinto, pues hay opciones de blancos que pueden hacer las delicias de carnes de ave, cerdo e incluso terneras blancas. Por tanto, podemos disfrutar del vino blanco de principio a fin de la comida.

Y que os quede claro, en septiembre no se acaba la época para disfrutar del vino blanco. Todo el año tendrá momentos y platos en los que esta elección será la más acertada.

Eso sí, siempre con moderación. Mucha moderación. 🙂

 

Permítenos recomendarte 3 opciones increíbles para disfrutar del buen vino, no solo blanco, sin necesidad de gastar más de la cuenta:

SEÑORÍO DE SARRIÁ CHARDONAY BLANCO. 75 cl. D.O. Navarra por solo 2,25€.

Su precio medio de mercado ronda los 5€ por lo que aquí te estás ahorrando un 55%.

VIORE ROSADO COSECHA 2015. 75 cl. D.O. Toro por solo 2,35€.

Su precio medio de mercado es de 3,98€ y eso significa que dejas de pagar ¡¡¡un 41%!!!

BERBERANA CARTA BLANCA TINTO. 75 cl. D.O. Castilla la Mancha por solo 1,95€.

En otros establecimientos te costará alrededor de 3,26€ osea que el ahorro que disfrutas es del 40%.

 

Leave a Reply

avatar
  Suscribirse  
Notificar de